viernes, 9 de abril de 2010

Turismo Accesible en Cusco

Cusco es sin lugar a dudas la ciudad más turística del Perú, como tal se adecuó para todo tipo de visitante, incluido el de movilidad reducida. Hoy esta hermosa ciudad ofrece en hoteles y restaurantes, así como en la mayoría de sus atractivos turísticos, una infraestructura adecuada para esta clase de turistas. El más preciado de estos atractivos es el santuario de Machu Picchu.


Aguas Calientes, el poblado más próximo a la ciudadela de los incas, se ubica a 110 kilómetros del Cusco, y posee el honor de ofrecer a los visitantes esta maravilla del mundo. El poblado cuenta con una buena infraestructura para atender turistas, quienes concurren principalmente entre los meses de mayo y noviembre. En el mercado local se puede comprar todo tipo de artesanías y productos hechos a mano. Hay suficiente espacio entre los puestos de venta y la altura de los mismos permite apreciar con comodidad desde una silla de ruedas los artículos en venta. La superficie del suelo es de tierra no afirmada.


En cuanto al Santuario de Machu Picchu, para llegar a él, hay dos formas para las personas de movilidad reducida por tren o por helicóptero. El viaje por tren se hace en un promedio de cuatro horas y supone apreciar un paisaje maravilloso. Sin embargo, los vagones del tren no tienen SS.HH. accesibles para dichos turistas. La alternativa más rápida y cómoda es a través del helicóptero, al cual puede accederse desde el Aeropuerto Internacional Velasco Astete del Cuzco. Estas dos opciones del tren y el helicóptero se complementan en Aguas Calientes con el servicio de autobuses, los cuales recorren la carretera llamada Hiram Bingham (nombre del explorador al que se le atribuye el descubrimiento de la denominada "ciudad perdida" en el año 1911). Los autobuses, en la actualidad, no cuentan con un sistema especial para el abordaje de sillas de ruedas, por lo cual la persona debe ser trasladada de su propia silla al asiento del vehículo.

Si bien el Santuario Histórico de Machu Picchu no puede ser modificado al ser Patrimonio de la Humanidad, puede recorrerse buena parte del lugar mediante la asistencia de un equipo de personas debidamente capacitadas. No se desanime con las trece escaleras que conducen a la boletería, pues muchas partes del sitio arqueológico solo son accesibles ascendiendo numerosas escaleras de piedra. Facilita buena parte del camino la existencia de los andenes, que son construcciones con fines agrícolas propias de los antiguos peruanos. Una de las áreas más impresionantes que puede visitarse con asistencia de personal capacitado es el Templo de las Tres Ventanas, el cual ofrece una vista panorámica del lugar. En la parte externa del sitio arqueológico encontrará servicios de restaurant y cafetería. Los SS.HH. públicos del santuario no son accesibles. Hay una posta médica de asistencia para los visitantes al costado de la boletería.

Desde 1998, el Perú ha iniciado el proyecto Perú: Hacia un Turismo Accesible con la finalidad de captar turistas con discapacidad de los principales países emisores, como son: los Estados Unidos, el Canadá, Europa y otros. El proyecto se inició con un viaje de estudios, realizado en el mes de abril de 1998, que incluyó la ciudad de Lima, la Reserva Nacional de Paracas, la ciudad del Cuzco y las ruinas de Machu Picchu. Las imágenes brindadas son las evidencias de los hechos. Un Machu Picchu accesible.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada