miércoles, 12 de mayo de 2010

Complejo Arqueológico de Raqchi

Según relatos de algunos cronistas, fue Pachacútec quien mandó construir este complejo sin embargo persiste el mito que fue el Inca Huiracocha, a quien el dios del mismo nombre se le habría aparecido en cierta oportunidad. Sin embargo para el cronista español Cieza de León el que culminó la obra fue el Inca Túpac Yupanqui.

El complejo arqueológico de Raqchi es, sin lugar a dudas, uno de los más representativos de la cultura Incaica. En la actualidad, se sostiene que el complejo tuvo una doble misión, ceremonial, por un lado, y militar o artesanal, por el otro. El sitio arqueológico incluye un gran conjunto de construcciones rodeadas por una muralla de cuatro kilómetros y abarca un área de 264 hectáreas.


El palacio o templo de Huiracocha es una construcción única dentro de la arquitectura Incaica. Se trata de un gran galpón de planta rectangular de 92 metros de largo por 25 de ancho. Hoy, vestigio de este logro arquitectónico, quedan monumentales muros de unos 12 m. de altura. Recientes investigaciones revelan, por la disposición de sus puertas y ventanas, que este templo pudo tener hasta tres pisos sostenido por columnas (de las 22 iníciales hoy queda una completa con unos 6 m. de altura). En los alrededores se observa varios recintos desplegados en torno a patios, se supone que fueron viviendas para tejedores. Las colcas se hallan junto a los recintos y según distintos estudios su número está entre 120 y 200; sus construcciones de forma circular y dispuestas en doble hilera habrían servido como depósitos para guardar las lanas y posiblemente la cerámica. Cerca a las faldas de las colinas y separado del complejo por una laguna, se encuentran el Baño del Inca que consta de dos pozas. En una de las primeras investigaciones se halló una cabeza de piedra y la representación de un cuerpo. Algunos sostienen que serían los restos de la estatua de Huiracocha. La cabeza actualmente se conserva en el Museo de América de Madrid y el cuerpo en el Museo Inca de Cusco.




Actualmente se puede desarrollar un tipo de turismo vivencial en la comunidad de Raqchi, famosa por su tradición alfarera, donde se podrá compartir experiencias de vida, así como labores cotidianas, con los agradables lugareños. El tercer domingo de junio de cada año se organiza un festival de danzas folklóricas. Está ubicado en la provincia de Canchis, a 117 km. de la ciudad del Cusco (2 horas en auto).

Raqchi es una comunidad campesina donde se pueden encontrar todos los servicios turísticos básicos. Se debe tener en cuenta que por ser una zona sobre los 3.500 msnm., a algunos visitantes les puede causar mal de altura; tomar las precauciones con pastillas o mate de coca.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada