miércoles, 12 de mayo de 2010

Choquequirao

Algunos arqueólogos señalan que la ciudadela fue probablemente construida durante la administración del Inca Pachacútec a la par con Machu Picchu en el siglo XV; sin embargo, otros afirman que su edificación fue posterior a Pachacútec, siendo durante el gobierno de Túpac Yupanqui o incluso de Huayna Cápac que se construyó este complejo. Fue un centro tanto cultural como religioso. Presumiblemente esta ciudadela fue usada como una garita de control para asegurar el acceso a las áreas de Vilcabamba, que conectaba la selva con otros centros importantes como Písac y Machu Picchu. También se estima que la ciudadela jugó un importante papel sirviendo como nexo entre la selva amazónica y la ciudad imperial del Cusco. Por su estratégica ubicación, por abarcar y tener un dominio sobre lo que podría considerarse uno de los trayectos andinos más extraordinarios del país, Choquequirao fue uno de los últimos bastiones de resistencia y refugio de los Incas, quienes por ordenes de Manco Inca, abandonaron la ciudad del Cusco para resguardarse en las ciudades de la región Vilcabamba, cuando alrededor del año 1535 el Cusco se encontraba sitiado por los españoles.



Lo primero que nos llama la atención al llegar al sitio son, 22 figuras con piedras lajas conocidas como las "Llamas del Sol", y dispuestas en los muros de contención de unos 15 andenes. Según los investigadores tenían connotación divina entre los pobladores del Tahuantinsuyo (Imperio de los Incas) y un uso litúrgico o ceremonial. Este Complejo Arqueológico, como era costumbre en la arquitectura inca, se dividía en Hanan (zona superior) y Urin (zona inferior) y tiene nueve sectores diferenciados construidos como pequeñas aldeas alrededor de una gran plaza donde se encuentran todas las calzadas provenientes de cada zona. Se ha logrado ubicar la plaza superior, los depósitos (Colcas), la plaza principal (Huaqaypata), la plaza inferior, el sistema de andenes de cultivo inmediatos a la plaza principal, la plataforma ceremonial (Ushno) y la vivienda de los sacerdotes en la parte baja de la colina. Hacia las afueras del centro de la ciudadela se encuentran las habitaciones usadas por el resto de la población, que están agrupadas como una pequeña aldea.



La ingeniería desarrollada por el antiguo hombre andino nos asombra una vez más con su muy cuidado sistema hidráulico, expresado en la red de acequias, y las extensas terrazas agrícolas dispersas en las laderas hasta casi llegar al lecho del río Apurímac. Por su esplendida arquitectura así como por su posición tan estratégica se le considera como uno de los más significativos centros religiosos, políticos y administrativo de todo el Tawantinsuyo.



Choquequirao está ubicado en la provincia de La Convención (Cusco). Se accede por la carretera Cusco – Abancay hasta el kilómetro 154, tomando el desvío para el poblado de Cachora (Abancay), desde donde se parte y se recorren unos 30 km más o menos 2 días caminando hasta llegar al sitio. Por lo que no existen carreteras para llegar al complejo, la única vía es mediante trekking que puede ser intercalado con tramos a lomo de caballo o mula. Se debe tener en cuenta que por ser una zona arriba de los 3000 msnm, a algunos visitantes les puede causar mal de altura; tomar las precauciones con pastillas o mate de coca. Para la excursión es recomendable, además del equipo de campamento, llevar ropa abrigadora y apropiada para la lluvia, bloqueador solar, y se aconseja la asistencia de un guía profesional.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada