miércoles, 12 de mayo de 2010

Complejo Arqueológico de Ollantaytambo

Una de las leyendas relacionadas a este lugar nos cuenta que, mucho antes de la creación del Imperio, un viejo mensajero de las divinidades apareció vestido con harapos. Al llegar fue muy bien recibido por los lugareños, especialmente por el curaca que le dio la bienvenida con muchos honores. Agradecido con el buen gesto el viejo haraposo le ofreció su báculo con el cual viajaba. Cuenta la tradición que al nacer el primogénito del curaca el báculo de madera se convirtió en oro. El heredero, de nombre Manco Cápac, salió de Ollantaytambo con rumbo a fundar el Imperio Incaico en el lugar donde se hundiera su maravilloso cayado.




El origen del nombre tiene varios enfoques. De acuerdo a la lengua aymara, Ollantaytambo deriva del vocablo ulla-nta-wi, que quiere decir "lugar para ver hacia abajo"; el término tambo, es añadido posteriormente. Pero para la lengua quechua, el nombre proviene de la palabra Ollanta (el nombre de un famoso capitán Inca) y del término, tambo, una derivación española del vocablo quechua tampu; que quiere decir, "ciudad que ofrece alojamiento, comida y consuelo a los viajeros".

Ollantaytambo fue una construcción militar levantada para proteger la capital del imperio incaico y fue sus perfectas defensas las que permitieron a Manco Inca vencer en el año 1537 al ejército de los conquistadores españoles. Es una de las pocas ciudades que aún mantiene la planificación urbana incaica, la cual parece diseñada por arquitectos modernos. Actualmente sigue habitada en sus moradas por descendientes indígenas, y muchos de sus patios mantienen su estructura original.




Era una ciudad muy fortificada, rodeada de una pared con pukaras o fortalezas como la Casa Real del Sol. Esta fue la fortaleza principal, y está conformado por diecisiete terrazas superpuestas, construidas sobre enormes piedras de granito. Se puede ingresar a la fortaleza por medio de una escalera de piedra que lleva hacia una explanada y a un portal que se encuentra mirando la Plaza Mañay Racay. Al oeste de la plaza se halla un conjunto de terrazas y hacia la derecha se ubican los andenes. El último andén contiene el recinto con diez hornacinas, llamado también, el Templo de las Diez Ventanas. El sector ceremonial estaba dedicado principalmente al culto del agua. Por ello, existieron una serie de fuentes como el Baño de la Ñusta, una de las fuentes más conocidas, y esculpida en una sola pieza de granito, donde todavía fluye agua de su interior. Destaca también el Inca Misana, un acueducto tallado en las piedras de la montaña.




La posición privilegiada de Ollantaytambo, permitió que hubiera otros edificios. El centro Pincuylluna, que significa "donde se toca el pincuyllo" (instrumento de viento de origen inca) se ubica frente al Templo del Sol, se compone de edificios de tres bloques idénticos y superpuestos, y se supone que no llegó a ser completada por el ingreso de los españoles. Justo encima del Templo del Sol se ubica Inca Huatana, consta de una pared con nichos altos y frente a estos hay una estructura suspendida sobre un precipicio, razón por la que se cree fue utilizada para la tortura y ejecución de prisioneros o como observatorio astronómico. En el lugar también se encuentran los depósitos o colcas, y lo que les hacen interesantes es que se puede observar desde ahí, el Tunupa, un gigantesco bloque de piedra, que según los lugareños, representa al dios Wiracocha o Tunupa.

Existe también un museo de sitio que presenta de manera didáctica y moderna la historia de la región. El museo es obra del Centro Andino de Tecnología Tradicional y Cultura de las Comunidades de Ollantaytambo (CATCCO). Además, esta asociación organiza caminatas a través de siete rutas ancestrales: Yanacocha, Pincuylluna, Pumamesarca, Huílloc, Páchar, Cachicata y Ollantaytambo. Las caminatas toman de tres a siete horas, y cuentan con guías turísticos. Ollantaytambo se ubica en la provincia de Urubamba, a 80 km al noroeste de la ciudad del Cusco (2 horas y 30 minutos en auto).

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada